THE LOOKBOOK IMPORTANCE

LIFE ISN'T PERFECT BUT YOUR OUTFIT CAN BE... 

 

Vivimos,  en una sociedad que adquiere una cantidad considerable de productos a través de las diferentes productos por correspondencia, páginas web disponibles que muestras sus productos en catálogos virtuales, el LookBook, es un recurso decisivo para la venta de ropa y complementos con un proceso de realización laborioso.

 

Un buen catálogo de moda tiene la capacidad de transmitir el espíritu de la marca que representa, la esencia del producto que exhibe y, más concretamente, el carácter de la colección principal que se este presentando durante una temporada especifica.

El diseño del LookBook es la base del éxito, ya que no es suficiente con juntar varias fotografías de modelos vestidos con prendas de la marca. El catálogo tiene que “Cautivar o Click” a los usuarios y ser tan atractivo que sea irresistible continuar con la interacción  con su páginas para encontrar los elementos con los que se sientan totalmente identificados  y luego convertirlos en tus próximo clientes potenciales.

Objetivo de un LookBook

El objetivo principal, de un catálogo o LookBook  es la promoción de los productos o servicios que ofrece su compañía. Un catálogo, correctamente diseñado exhibirá los productos o servicios que su compañía ofrece de manera que éstos estén ordenados para su fácil reconocimiento, atractivos para generar ventas, ubicados estratégicamente en distintos lugares de la hoja para primar el fomento de uno sobre otro, o para hacerlo más atractivo. El catálogo, educadamente diseñado debe respetar la coherencia visual en la que se apoya su imagen corporativa.

 

De esta manera, el público se encontrará con sus productos de forma ordenada y atractiva y, desde el momento en que se despierta el interés hasta que se produce el contacto con su empresa, no pasan días sino minutos. Esta opción, es muy conveniente porque evita la dilación entre el deseo de comprar un producto y la compra del mismo.

consejos para crear un buen lookbook.

1.-  El contexto. El lugar en que se realizan las fotografías puede robar fuerza a las piezas de ropa elegidas. Se ha de buscar un fondo sencillo, que contraste con el look y aunque se realicen en la calle lo importante es que se aprecie bien la combinación elegida para que brillen las prendas por si solas.
2.-  Cuanto más natural mejor. Si la modelo posa en exceso la fotografía pierde frescura, se vuelve artificial y forzada. Las mejores imágenes son aquellas en que los modelos tienen poses relajadas y naturales pero estáticas, en las que no se deforme la ropa creando arrugas extrañas.
3.-  El formato adecuado. Las fotografías han de ser, salvo excepciones, verticales para poder apreciar la totalidad del look y éste ha de ocupar la mayor parte del encuadre. Lo mejor es que la modelo aparezca en el centro de la imagen y que esté tomada de cerca. También es importante que más allá de la foto de conjunto, haya instantáneas de primeros planos donde se aprecien los detalles de cada una de las prendas y complementos.

 

4.-  Calidad de la imagen. Cuanto mejor sea la fotografía a nivel técnico más lucirá el look. Hay dos puntos fundamentales a tener en cuenta. Uno es la iluminación, evitando sombras, contraluces y buscando una buena fuente de luz natural. Lo óptimo es evitar la luz del mediodía, que es la que produce las sombras más verticales y duras. Por ello, lo ideal es la primera hora de la mañana (cuando además el aire está aún poco contaminado y la visión es más nítida) o hacia la tarde. El otro elemento crucial es cuidar de que la ropa aparezca enfocada con la suficiente nitidez como para apreciar todos los detalles de las prendas, mientras que el fondo ha de tender a aparecer difuminando para que todo el protagonismo se lo lleve la modelo y "despegarla" del entorno que la rodea. 

5.-  Detalles, detalles. Observa bien la escena y la pantalla de revisión de imágenes en la pantalla de tu cámara. ¿La modelo está despeinada o el maquillaje corrido? ¿Cómo es su mirada o expresión? ¿Se aprecian bien todos los detalles y complementos o hay alguna prenda torcida o arrugada que desvirtúa las formas? ¿La postura del modelo distorsiona su cuerpo de algún modo o resulta extraña? Cuidar los detalles será la diferencia entre una foto que pase desapercibida y una gran foto. Por ello, no dejes de fijarte en cada pequeño elemento de la imagen y haz los deberes antes de la sesión:

-Asegúrate de que todas las prendas están planchadas y limpias, y que se mantienen así hasta finalizar la sesión.

-Lleva pinzas e imperdibles por si alguna de las prendas no se ajusta lo suficiente al cuerpo del modelo.

-Si dispones de él, un reflector te ayudará a suavizar sombras e iluminar rostro y ojos.

-Si puedes, lleva un ayudante de estilismo que se encargue de cuidar la ropa de las siguientes tomas, asista al modelo, sostenga el reflector y te ayude a estar pendiente de los detalles mientras tú te centras en encuadre y expresión.

 


Cómo difundir tu catálogo de moda

Los blogs o las comunidades online de moda son un buen escaparate para tus diseños y estilismos, pero si deseas darlos a conocer de una forma más profesional, necesitas un portafolio en el que recopilar tus mejores fotografías, para poder enseñarlas de una vez, mostrarlas tanto online como offline (en una tablet o en forma de álbum de fotos físico) e incluso que tus clientes o seguidores puedan descargárselo o consultarlo cuando lo necesiten.

Además, ¿Qué puede haber más emocionante que crear un libro de alta calidad con tus propios diseños, fotografías y creaciones de moda y conservarlo para siempre?

Plataformas online como Look and Remember Business te permiten recopilar y colocar muy fácilmente todas tus fotografías de moda en unas plantillas de diseño, y así imprimir tu lookbook para recibirlo en tu casa en formato físico, y al mismo tiempo tenerlo en formato digital como un ebook visual para compartir en Internet y reenviar por email. 

 

POR: MICHAEL PRINCE BENT  

image.jpg
image.jpg