COLLAB, COLLAB & MORE COLLABORATION FOR BUSINESS

IMG_3699.JPG

 

La competitividad en la industria de la moda y el lifestyle  ha cambiado en los últimos años y es bastante claro que estos cambios han sido provocados por los constantes cambios de hábitos de  cada uno de nosotros como consumidores; en décadas pasadas en los  mercados de la moda, arte, gastronomía, hotelería y hasta en el mundo de las finanzas eran muy pocas las veces que se anunciaban colaboraciones entre marcas “rivales” y si se lograba crear una alianza era para la obtención de poder o la absorción de una compañía.

La razón de unir fuerzas debería ser siempre conseguir algo que nunca podrías lograr solo o, en su defecto, cambiar la percepción de tu marca gracias a esa alianza o colaboración. La suma de dos o más referencias siempre ha de dar como resultado algo completamente nuevo.

El éxito de estas relaciones es más sencillo de comprender de lo que parece: entiende las necesidades del mercado actual. Hoy, los consumidores no quieren serle fiel a ninguna estética o referencia definida por una firma, marca o negocio, las tendencias se mueven a una  velocidad que la lealtad a la marca deja de existir y es reemplazada por la búsqueda de nuevas experiencias y de un estilo personal de vida que se reinventa al mismo paso.

La colaboración entre disciplinas es lo que realmente legítima su obra. Firmas de modas con restaurantes, mueblerías, hoteles, vehículos, músicos con pintores, escritores con cineastas, bailarines con actores. Y en el mundo de los negocios esto se ha llevado siempre al extremo. Las colaboraciones “son una forma de unir al mundo, algo que sin duda necesitamos ahora”, pero solo en los términos creativos.

Otro de los objetivos de las colaboraciones es captar nuevas audiencias y  públicos potenciales... pero también tiene cierta lógica si hablamos de estilo. Las posibilidades económicas de la calle y el mundo son infinitas. A este hecho se le suma un dato más, quizá meramente sociológico y es el hecho  de que con la era digital las subcultura y estratos cerrados parecen haber desaparecido, abrazando un estilo de vida mestizo en donde cada uno es una cosa y todas a la vez.

By

Michael Prince Bent